martes, octubre 17, 2006

Carlos Gardel ¿Tipógrafo por tradición familiar?

Por Martina Iñiguez

Dice Rodolfo H. Pérez en su libro “Ese uruguayo llamado Carlos Gardel”

“Nadie, serenamente, puede sostener como verdad inconmovible que Gardel nació en 1890. Son demasiadas las constancias que presumen una fecha muy anterior a la que surge del acta de Toulouse”.

Si Gardel hubiera sido el niño francés, no habría sido necesario recurrir a testigos falaces para demostrar su francesismo; de haberlo sido, esa verdad se hubiera impuesto por sí sola con la fuerza de los hechos como se va imponiendo poco a poco su origen tacuaremboense a pesar de los denodados esfuerzos de obcecados, desinformados e ingenuos.

No es inventando persecuciones de funcionarios franceses ni pretendiendo negar el valor contenido en la declaración voluntaria que Carlos Gardel hizo de su lugar de nacimiento que se conseguirá demostrar una hipotética nacionalidad francesa.

La tesis uruguaya, a la que podía tratarse de provocadora en un principio, ha ido haciéndose día a día más verosímil y la relación del cantor con su familia biológica se va perfilando a pesar de los intentos del mismo por desviar la atención de su doloroso origen.

Hoy me ocuparé de un hecho puntual sobre el que se ha fantaseado mucho y para ello, debo recordarles primero los testimonios de quienes, aún buscando fusionar a dos niños en uno solo, nos dieron indicios que permiten que la verdadera historia vaya conformándose.
Uno de esos testimonios lo tuvimos ya publicado a sólo tres días de la muerte del ídolo. Me refiero a Esteban Capot, el “amigo de la infancia” que decía haber conocido al cantor en Toulouse.

Habiendo encontrado en la base de datos de C.E.M.L.A. (Centro de Estudios Migratorios Latinoamericanos), que Capet Odalie, francesa, de 27 años de edad, costurera, católica y Capet Stephan, de 7 años de edad, católico, llegaron a Buenos Aires en el Vapor Córdoba desde Burdeos el 15 de mayo de 1889, queda demostrado sin lugar a dudas, que este último no pudo haber conocido al hijo francés de Berta en Tolosa, quien nació en diciembre de 1890, un año y medio después de la partida de ambos de aquella ciudad. (El error en la grafía del apellido Capet por Capot, dificultó el hallazgo de este dato a los investigadores anteriores)

Pero esto no significa que deban descartarse todos sus testimonios. Analicemos algunos de ellos:
Esteban Capot, en entrevista hecha por la Revista “Platea”, Bs. As, 1/07/1960, cuando se le pregunta si Gardel tenía alguna profesión, después de decir que era “tipógrafo”, afirma que trabajaron juntos en la imprenta de Cúneo, que se llamaba “Au bon marché” y estaba en Florida y Córdoba.

También Berta Gardes dijo que como su hijo “no quiso estudiar más”, lo colocó en “los más diversos oficios y menciona entre ellos el de “tipógrafo”.

El mismo Carlos Gardel, al ser detenido en 1904 en Florencio Varela se dice “tipógrafo”.

Y Susana Cabrera en su libro “Los secretos del Coronel”, una novela muy bien documentada y aderezada con testimonios de tacuaremboenses diversos menciona:
“Carlitos llegó ayer, habló con Don Carlos para pedirle ayuda, él lo recibió mal, pero al final accedió a darle un empleo: Clelio Oliva, su cuñado, lo tendrá a su servicio en la imprenta. Le va a enseñar el oficio de tipógrafo”. Y agrega en la pag. de Aclaraciones:
“El propio Carlos Gardel admite en una entrevista que el “paraba letras”, y dice haber estudiado el oficio en un curso de artesanos, en un colegio salesiano (*) En realidad, las averiguaciones realizadas por esta comisión permiten afirmar que las primeras enseñanzas de este oficio las aprendió con su tío materno.”

Menciona después la escritora una respuesta puntual de Esteban Capot:
“Sí, era tipógrafo” Le preguntan si había trabajado alguna vez como tal y contesta; “Sí, en la imprenta de Cúneo”.
Estas respuestas de Capot pueden verse en la revista Platea de la fecha mencionada.
Lo que no he podido encontrar es la afirmación de Carlos en “El Diario” de Montevideo diciendo: “haber estudiado el oficio en un curso de artesanos, en un colegio salesiano”.

(*)No he encontrado tal afirmación en ese diario, por favor, si es cierto que Carlos Gardel dijo eso en algún momento, publiquen el facsímil, aclarando fecha y número de página, para que podamos verificarlo.

Sí he encontrado en cambio en El Diario” del 19 de Septiembre de 1933 una fotografía del “Zorzal” con el siguiente epígrafe:“Aunque piensa que los tipos de una imprenta no son como los que engarza en sus canciones, Carlos los examina con detenimiento se acordó esta mañana de cuando, hace años, era parador de letras en “El Heraldo” de Buenos Aires.” (sic)


Es justo destacar en este momento que Erasmo Silva Cabrera (Avlis) dice en su libro “Alegato por la verdad”, pag 57, citando los dichos de Capot:
... "Que también trabajó en la imprenta Cúneo(“Bon Marché”) de la calle Florida, la misma impresora que habría editado “El Heraldo”, el cual comenzó a salir en Enero de 1904, esto último por un aviso que el autor leyó en los diarios de la época.”

Los análisis de las impresiones digitales del cantor Carlos Gardel hechas por el comisario Torre no dejan lugar a dudas con respecto a la identificación del mismo y confirman lo expresado por Nelson Bayardo en el sentido de que Carlos, a falta de documentación propia, “jugaba a la confusión” utilizando la identidad del verdadero hijo de Berta Gardes: Charles Romuald Gardes.

Este prontuario merece ser considerado especialmente y lo comentaré al finalizar el tema “tipógrafo”, que estoy desarrollando.

Analicemos entonces la documentación y los testimonios que tenemos:

1) Esteban Capot afirmó que Gardel era “tipógrafo”, y trabajaron juntos en la imprenta de Cúneo, que se llamaba “Au bon marché” y estaba en Florida y Córdoba (manzana del “Bon Marché Argentino”).
2) Berta Gardes afirmó que uno de los oficios ejercidos por Carlos fue el de “tipógrafo”.
3) El mismo Carlos afirma que trabajó como tipógrafo en “El Heraldo” de Buenos Aires.
4) Carlos Gardel se dice “tipógrafo” de oficio al ser detenido en Florencio Varela.
5) Susana Cabrera afirma que el oficio se lo enseñó su tío materno Clelio Oliva.
6) Erasmo Silva Cabrera afirma que “El Heraldo” de Buenos Aires comenzó a salir en 1904.

En base a estos datos encaminé mi investigación y encontré que:

Carlos Escayola se hace cargo en 1882 como jefe político del Partido Colorado y Jefe de Policía de San Fructuoso, hoy Tacuarembó. En marzo de 1886 se le otorga el grado de Coronel.
“El Heraldo” se presentaba como “Periódico Colorado, Noticioso y Comercial”, sus redactores eran el Dr. Ricardo Acosta y Juan María Oliver y tenía su redacción en la calle 25 de Mayo esquina Salto.
Este periódico, que aparecía jueves y domingos, fue fundado a requerimiento de Carlos Escayola el 1º de febrero de 1886, cuando su poder estaba en plena expansión. Tengamos en cuenta que en la época, un periódico constituía el más importante medio de difusión y propaganda política conocido.Así mencionaban el hecho en 1894:


Recibía las noticias internacionales desde Buenos Aires y Montevideo y agregaba a las mismas las noticias locales. Su director era Clelio Oliva, hermano de María Lelia Oliva, madre biológica de Carlos Gardel y dueño además de la tipografía que lo imprimía. Aquí podemos ver como se publicitaba la misma en 1894:



Su propaganda rezaba así:
“En este bien montado establecimiento de tipografía, el más antiguo en la localidad, se hacen toda clase de trabajos concernientes al ramo, para lo cual contamos con un personal completo de operarios y con buenos y abundantes materiales que nos ponen en condiciones de poder hacer desde el más enorme cartelón hasta la más fina tarjeta.”Dirigía además la “Agencia General de Diarios y periódicos del País y Extranjero. Casa de Clelio Oliva, calle 18 de Julio, San Fructuoso, Tacuarembó”. Las noticias llegaban vía Buenos Aires y Montevideo y se insertaban además en el periódico las noticias locales.



Es decir que Clelio Oliva y Carlos Escayola estaban en contacto con el periódico “El Heraldo” de Buenos Aires donde el mismo Carlos Gardel afirmó haber trabajado como tipógrafo.

Juana Sghirla de Oliva, abuela biológica materna de Carlos Gardel, dirigía la: “Agencia de la Joya Literaria de Diarios y Periódicos”, otro establecimiento de San Fructuoso ligado a la venta de libros y periódicos.



Gardel provenía entonces de una familia de tipógrafos, dueños de la imprenta más antigua de la localidad. No es de sorprender que haya incursionado de alguna manera en la profesión ejercida por su familia biológica, de la que casi con seguridad recibió secretamente algún tipo de apoyo o recomendación, al menos a través de alguno de sus miembros.

Esteban Capot, en la revista Platea, agrega un dato a tener en cuenta:
Después de mencionar la imprenta de Cúneo dice:

“Allí trabajamos juntos. Cuando cobraba, contaba rápidamente el dinero y decía : “-Chau...quincena..!” y por un tiempo desaparecía; es decir, por el tiempo que le duraba la plata. Después, a las cansadas, volvía como pollo mojado, y aunque el dueño quisiera reprenderlo la sonrisa de Carlos y su gran simpatía hacían que aquel aflojara y le diera nuevamente trabajo. Carlos conocía el valor de su encanto personal y, en alguno de sus regresos, cuando conseguía que Cúneo lo disculpara, cubría su puesto sonriendo y diciéndonos: “-¿Vieron como lo tumbé...?”

Cabe preguntarse si no pesaría, en el momento de la disculpa, además del indudable encanto personal de Carlos, la recomendación familiar. Se hace difícil creer que un empleado afecto a “desaparecer” periódicamente fuera deseable.

La Imprenta de José Cúneo donde Capot confirma que había trabajado Gardel, abre sus puertas como tal recién en 1905. (Guía Kraft, Tomo I, Pág 261). Estaba ubicada en la calle Viamonte 545 y ocupaba un lugar en la manzana que actualmente ocupan las Galerías Pacífico, ex-galerías “Bon Marché Argentino”, comprendida por las calles Florida, Av. Córdoba, San Martín y Viamonte, cuya construcción comenzó en 1896 pero recién fue finalizada en 1905.
Fue proyectada en 1889 por los arquitectos Agrelo y Le Vacher, como una copia de una galería de París, Bon Marche, cuyo nombre incluso también se pensó reproducir.

Sin embargo , buscando en las Guías Kraft encontré que en el 3º tomo del año 1904, correspondiente a los meses de julio, agosto y septiembre de ese año, figura el periódico “El Heraldo”, en la dirección Viamonte 545. (no así en los meses anteriores donde lo vemos ubicado en la calle Azcuénaga 970, de allí que Avlis viera un aviso en una publicación del mes de Enero).


El Heraldo sigue apareciendo como tal hasta el Tomo 1º de 1905 y a partir del 2º tomo la imprenta ya aparece a nombre de José Cúneo.

Podemos afirmar entonces con precisión que “El Heraldo” se imprimió en esa dirección, Viamonte 545, y casi con seguridad bajo la dirección de José Cúneo en las todavía en trance de finalización de construcción Galerías Bon Marché Argentino, hasta el mes de abril de 1905 cuando la Imprenta, finalizadas ya las obras de construcción toma el nombre de Ediciones Cúneo.

Es decir que sabemos con certeza que “El Heraldo” de Buenos Aires en el que Carlos Gardel afirmó haber trabajado se imprimió en Viamonte 545 entre julio de 1904 y marzo de 1905, justamente dentro de la fecha en que Carlos Gardel fue detenido en Florencio Varela: 12 al 17 de septiembre de 1904.

Este dato confirma que Carlos Gardel era “tipógrafo” de oficio en el momento de ser detenido, y estaría gastando su quincena en una de sus habituales “desapariciones” de su lugar de trabajo.
Un dato dado por Berta Gardes a ”La Canción Moderna” de junio de 1936 ayuda a esclarecer la época en que Gardel habría estado aprendiendo su oficio de “tipógrafo con su tío Clelio Oliva”: "Después de los catorce años (de Carlos Gardel, quien los cumpliría alrededor de 1898), viene para la viejecita (Berta Gardes) una época más dolorosa aún. Todavía lo recuerda emocionada. Carlitos llegó una tarde y le dijo que había encontrado un buen empleo de tipógrafo en Montevideo. Allí se iría con un buen amigo suyo, otro muchacho de su edad.”

Es muy probable que fuera cierto lo dicho por Gardel a su madre adoptiva, que iba a Montevideo con la esperanza o la promesa de un empleo de tipógrafo. El aprendizaje hubiera podido realizarlo en el período de “desaparición de la casa materna comprendido entre 1899 y 1904 (con 14 años cumplidos). Alrededor de 1900 ó 1901 Luis Villarubí, maestro de canto nativista y fundador de la Sociedad Criolla Elías Regules de Tacuarembó afirmó haberlo visto trabajando un breve período como ayudante de cocina en la fonda del Hotel Español de aquella ciudad, propiedad de Benigno Gaye, donde Villarubí vivía.Vemos aquí un aviso publicado en “El Heraldo de Tacuarembó:


Si Gardel se fue a Montevideo después de los 14 años y en 1904 Charles Romuald Gardes recién tenía 13 años y estaba pupilo en el Colegio San Estanislao, es evidente que estamos hablando de dos personas distintas: Una que eligió como su nombre definitivo el de Carlos Gardel, de alrededor de 19 años de edad y ya había pasado un período en Uruguay aprendiendo el oficio de “tipógrafo”, y otra llamada Charles Romuald Gardes que cursó sus estudios durante dos años en el Colegio Pio IX, sin que ningún profesor o compañero recordara que sabía cantar.


Vale la pena entonces hacer un análisis exhaustivo de:

El Prontuario de 1904
Antecedentes


En el libro “Repatriación de Gardel” (1995), Ricardo Ostuni habla del prontuario de 1904 en las páginas 97 y 98 diciendo que recibió de Nelson Bayardo fotocopia de un documento que contiene jugosos elementos para un análisis:

“ El detenido es Carlos Gardez (con zeta, tal como lo menciona Capot), hijo de Carlos y de Berta (en castellano), de 14 años (edad aparente), nacionalidad francesa (se dice nacido en la ciudad de Tolosa), de profesión tipógrafo y con una residencia de 13 años y 6 meses en el país; fija asimismo, un domicilio inexacto (en 1904 Berta Gardes vivía en Corrientes 1553 y no en Uruguay 162 como declara el menor). Se hace referencia también a que con fecha 17 de setiembre “fue entregado a su señor padre”.


Bayardo me señala que tanto las firmas como las impresiones digitales que figuran en ese documento, presuntivamente pertenecen a Carlos Gardel, y conjetura que “es una prueba de la tesis (uruguaya) de que Carlos jugaba a la confusión con Charles ( el niño nacido en Francia) intentando dar los datos de éste pero equivocándose”.

Dice más adelante Ricardo Ostuni:
“...como bien me comenta Nelson Bayardo,
(que lo haya retirado el padre) sólo puede entenderse como una ingerencia del poder político de entonces( ¿Barceló?) para “escabullir el bulto”.

Lo que no resulta concebible en este contexto es que se tratase de un menor de 14 años, si bien el registro policial sólo consigna una edad aparente. Podemos deducir también que carecía de documentos de identificación, por lo cual es lícito presumir que Gardel hubiera intentado disminuir su edad real para colocarse en situación ventajosa como menor.

Por otra parte, si el Gardez detenido llevaba 13 años y 6 meses de residencia en el país, significa que había llegado a mediados de 1890, esto es, antes de que naciera Charles Romuald Gardes en Toulouse.

Me inclino a creer (sin más pruebas que el análisis realizado), que Gardel se fugó de alguna comisaría de Florencio Varela, que tenía más edad de la aparente (según mi tesis entre 16 y 17 años) y que desde mucho tiempo atrás había abandonado su convivencia con Berta Gardes, como lo demuestra el hecho de que ignorase su nuevo domicilio. Con toda seguridad ésta es la desaparición que Berta confía a “La Canción moderna” en el comentado reportaje y el motivo por el que lo supuso muerto hasta 1910.”


Al respecto quiero aclarar que nunca se probó que el período de “desaparición” de la casa materna ocurrió entre 1904 y 1910. Por lo tanto, Ostuni, al decir que Berta “lo supuso muerto hasta 1910”, está repitiendo un error generalizado.

Berta dijo a “La canción Moderna” que Carlos se había ido después de los 14 años (sin especificar el año) y que como no supo de él durante seis años “lo supuso muerto”; los francesistas interpretaron que el hecho no podía haber ocurrido más que posteriormente a 1904 porque acomodaron la fecha de acuerdo al nacimiento del niño francés y difundieron este error. Los demás investigadores, a excepción de Avlis, quien situó este hecho cinco o seis años antes, repitieron el mismo.

Con respecto al domicilio de Berta en 1904, opinan diferentes autores:
Del "Primer diccionario gardeliano" de Barcia, Fulle y Maccaggi:

“Domicilios: A partir del primer domicilio de la calle Uruguay 162, donde se alojó su madre Berta Gardes en 1893, la pequeña familia de inmigrantes franceses residió después en otros inmuebles de Buenos Aires. En orden aproximadamente cronológico, deben mencionarse en ese sentido las siguientes direcciones: Corrientes 1557, (en 1904); Corrientes 1714 (hacia 1910), y Valentín Gómez, entre Laprida y Gallo, según declaraciones de Manuel Pizarro, donde Gardel afirmaría su adhesión al barrio del Abasto.”

Dice Simon Collier en el libro “Carlos Gardel, su vida, su música, su época", pag.20: “Su educación primaria, la única educación que llegó a tener, terminó en otra escuela, el Colegio San Estanislao (Tucumán 2646) en 1904. (Es probable que este cambio de escuela se haya relacionado con la mudanza de Doña Berta, que por esa época se trasladó de la calle Uruguay a su nuevo domicilio de Corrientes 1553.)”

Eduardo Payssé González en la 3ª edición de su libro “Páginas abiertas", pag. 146, dice:
“Luego de habitar en aquella casa de inquilinato de la calle Uruguay 162 (o 160) pues la casa tendría dos puertas de acceso) a fines de 1902, o principios de 1903, Berta Gardes se mudó a una casa de la calle Corrientes 1553 ó 1557. Allí vivía con Carlitos y con el matrimonio Anaix Beaux-Fortunato Muñiz, no lejos del barrio del Abasto, el de las andanzas del cantor que sería conocido como el “Morocho del Abasto”.

En el libro “Alegato por la verdad”, edición 1975, pag 58: Avlis dice:
“en 1903, ella (Berta Gardes) dejará el inquilinato de la calle uruguay 162 (domicilio fijado en la matriculación de Charles Romuald Gardes en un colegio salesiano) para ir a vivir con Anais Beaux en la calle Corrientes 1557.”

---------------------------------------------------------------

Por supuesto que si Gardel fue el detenido en Florencio Varela, las impresiones digitales de él eran las mismas entonces que cuando se murió en Medellín. Que yo sepa, nadie cambia las impresiones digitales con el tiempo.

Veamos ahora algunos otros detalles:

Dice Rodolfo Omar Zatti (declarado francesista) en su libro “Gardel en el Abasto”, página 297:
"Nunca, ni cuando el ancho mundo lo acogía con sus aplausos, olvidó Carlitos el Abasto. Una noche, estando en “El Garrón” de París, Juan Pizarro - músico también del Abasto - quiso tocarle la cuerda sensible y le preguntó de improviso:
·- Morocho... ¿te acordás de “Yiyo”?
Gardel hundió su mirada en la lejanía y un velo de nostalgia nubló sus ojos. Pero al segundo se sobrepuso y salió a flor el muchacho alegre que había en él.
·- ¡Pobre “Yiyo! ¡ - exclamó - Me quería tanto que la última vez que lo vi le hice cortar los bigotes...
Y era cierto. Gardel, que siempre había estado impecablemente afeitado y que tenía una barba tan rala que casi se acercaba a lampiño, había convencido a su imponente amigo de lo pasado de moda que eran los bigotes. Y “Yiyo”, nada más que por agradar a Carlitos, se había cortado aquellas pilosidades que eran su orgullo.”


CONCLUSIÓN:
Si Gardel casi se acercaba a lampiño de adulto, no es de asombrarse que fuera imberbe a los 19 años.

---------------------------------------------------------------

Hablemos ahora del francés Charles Romuald Gardes y de su paso por el Colegio Pio IX, perfectamente documentado por Héctor Julio Cantón en su libro:


“Carlos Gardel, Artesano – Alumno”, Archivo Histórico Salesiano
Buenos Aires 1994, Capítulo Segundo, Gardel artesano, pág 30:
“IV - Curriculum artesanal
Gardés Carlos, o Gardes Carlos o Gardez


No es tarea fácil - lo anticipamos - describir el paso de nuestro investigado por diversos talleres. Nos valdremos de las constancias que nos ofrecen los documentos examinados en los Apartados I, II y III de este capítulo. Encontraremos datos imprecisos en algunos casos y faltantes en otros. Nos veremos obligados a incorporarlos nosotros, señalándolo, para dar continuidad a nuestro trabajo, que dejamos salvado con esta advertencia.

Podemos establecer:
a) Su ingreso al colegio Pio IX como artesano pupilo el día 2 de Abril de 1901. (Libro de matrículas).
b) Su presencia en el taller de Imprenta desempeñando tareas de encuadernador (13) durante el mes de Abril y presumiblemente el de Mayo (14). (Libro Mayor de Artesanos) (15).
c) El primer cambio de taller, pasando al de Zapatería al comenzar el mes de Junio (16), permaneciendo allí hasta el día 15 del mismo mes. (Libro de matrículas de 1901).
d) Segundo cambio de taller en la fecha antedicha, pasando al taller de Sastrería, ocupando en su nuevo aprendizaje la segunda quincena de Junio y todo el mes de Julio (17). (Matrícula del Colegio).
e) Tercer cambio de taller, en los meses de Agosto, Septiembre y Octubre lo encontramos en la sección Herrería (Libro Mayor de Artesanos, anotado al folio 470). (18)
f) Cuarto cambio de taller, aparece en el Registro de Calificaciones de 2º grado, anotado en el de Zapatería, en el que estuvo, con toda probabilidad - agregamos nosotros - durante los meses de Noviembre y Diciembre hasta la terminación de los cursos.
Lo anterior nos permite establecer de manera precisa los talleres por los que pasó nuestro artesano en el curso del año lectivo de 1901, los enumeraremos, como asimismo el tiempo de permanencia en cada uno de ellos, que tendrá aquí el carácter de aproximado por la imprecisión documental ya referida.

Taller de Imprenta: Meses de Abril y Mayo.
Taller de Zapatería: Primeros 15 días del mes de Junio. (1ª vez).
Taller de Sastrería: Últimos días del mes de Junio y mes de Julio.
Taller de Herrería: Meses de Agosto, Septiembre y Octubre.
Taller de Zapatería: Meses de Noviembre y Diciembre. (2ª vez)

Resumiendo: De los 5 talleres del Colegio Pio IX donde se impartía a los artesanos o aprendices enseñanza de oficios, el nuestro desfiló salvo en el de Carpintería, por todos los restantes, y en el de Zapatería por dos veces.

Esta versatilidad es omitida por la mayoría de los autores, que en cambio nos hacen saber que en su pasaje por el Colegio Pio IX, “adquirió el oficio de tipógrafo”. Nada más inexacto, la formación de un tipógrafo requería un duro aprendizaje que se prolongaba por años. Ya mencionamos que estuvo en el taller de Imprenta cumpliendo tareas de encuadernación, durante dos meses.(19)


(13) Informa el Padre Baratta
(14) Carecemos del mes de Mayo en el Libro Mayor de Artesanos.
(15) En el Libro Mayor de los Artesanos, mes de febrero hay una calificación correspondiente a Gardes Carlos. No podemos explicarla ni compatibilizarla con su ingreso al Colegio en fecha posterior en el mes de Abril, tal como hemos señalado.
(16) Fecha tentativa, no verificable.
(17) Fecha tentativa, no verificable.
(18) Llama la atención que en el taller de Herrería, el más exigente al menos, en tareas de esfuerzo físico, permaneció más tiempo que en los otros.
(19) Tiempo insuficiente para formar un “hombre de oficio”, cualquiera fuera éste, y menos de tipógrafo.


CONCLUSIÓN
Aunque Cantón no lo sabía, el alumno allí inscripto no era quien luego se llamaría Carlos Gardel, sino Charles Romuald Gardes. Sin embargo, su afirmación con respecto a que el niño Charles Gardes no era tipógrafo es contundente:

"Esta versatilidad es omitida por la mayoría de los autores, que en cambio nos hacen saber que en su pasaje por el Colegio Pio IX, “adquirió el oficio de tipógrafo”. NADA MÁS INEXACTO, la formación de un tipógrafo requería un duro aprendizaje que se prolongaba por años. Ya mencionamos que estuvo en el taller de Imprenta cumpliendo tareas de encuadernación, durante dos meses.”


Esto significa que quien no era tipógrafo era Charles Romuald Gardes. De haber sido el jovencito detenido, hubiera debido decirse “estudiante” o “herrero”, ya que fue en el taller que más tiempo estuvo.
Reitero además que nadie en el Colegio Pio IX nadie recordaba que el niño Gardes supiera cantar.


Tenemos entonces que el detenido es Carlos Gardez (con zeta, tal como lo menciona Capot, a pesar de que Berta ya en su “Carte d’identité” firmaba Berthe GardeS), hijo de Carlos y de Berta (en castellano), de 14 años (edad aparente ), nacionalidad francesa (se dice nacido en la ciudad de Tolosa), de profesión real: tipógrafo y con una residencia de 13 años y 6 meses en el país (lo que da a entender que llegó al país antes de que naciera Charles Romuald Gardes), fija su domicilio en Uruguay 162. Se hace referencia también a que con fecha 17 de septiembre “fue entregado a su señor padre”. (¿Qué padre lo habrá retirado? ¿Acaso algún sacerdote del Colegio San Estanislao llamado Padre Trucho”?)

El funcionario policial consignó sus 14 años como aparentes pues no había documentación que la determinara sino sólo la declaración del joven. Siendo de baja estatura y “casi lampiño”, podía pasar perfectamente por un chico de esa edad.

Fija su residencia en Uruguay 162, pero... ¿Berta vivía todavía allí?

CONCLUSIÓN
Hasta el momento y en base a los elementos enumerados el detenido fue quien luego tomaría el nombre de Carlos Gardel, indocumentado, imberbe (casi lampiño), de 19 años aproximadamente (edad real), de oficio real: tipógrafo. Un “amigo” ofició de “padre”.
Dio la dirección donde suponía que seguía viviendo Berta (Quien no denunció su desaparición porque aún esperaba el regreso del jovencito que se había ido un día con más de 14 años a Montevideo acompañado de un amigo y en procura de un puesto de tipógrafo). Aprendió el oficio familiar en Montevideo o Tacuarembó, cuando abandonó durante seis años la casa de su madre adoptiva.

Es muy difícil determinar lo que ocurrió realmente, porque Capot, en su afán de fusionar a los dos niños en uno solo miente incansablemente. Como lo hace muy mal, se le “escapan” detalles muy contradictorios. Hablaré de ello en otra nota.

He debido recurrir entonces para elaborar mi hipótesis a los testimonios coincidentes hechos por personas diferentes, a los que sumé evidencias documentadas. Por supuesto, toda versión puede ser mejorada en base a nuevas evidencias.

De más está decir que fue el mejor cantor de tangos, argentino de corazón aunque uruguayo de nacimiento, de todos los tiempos.
Aquí vemos su fotografía junto a la de su primo hermano Clelio Oliva (h), hijo de quien se supone le enseñó el oficio de tipógrafo, su primo hermano materno Clelio Oliva.



----------------------------------------
Los invito a ver la página y los blogs siguientes y a expresar sus opiniones sobre los mismos:

http://www.geomundos.com/cultura/gardeloriental/

BLOGS:

EL TEATRO ESCAYOLA, DONDE GARDEL NO CANTÓ Carlos Escayola no sólo quedará en el recuerdo de todos los Tacuarembonenses por ser el creador del Teatro que llevó su nombre, sino por ser el progenitor de CARLOS GARDEL, el máximo cantor del Río de la Plata, que nunca quiso cantar allí.

http://teatroescayola.blogspot.com/

-------------------------------------------

CARLOS GARDEL Y EL EXTRAÑO CASO DEL CARTÓN MUTANTE
La fotografía del cantor Carlos Gardel niño con una de las hijas de Rosa C. de Franchini y la preocupación de los gardelianos francesistas por imponer la idea de que se trata de María Franchini cuando todos los indicios permiten suponer que en realidad se trata de Francisca Franchini, nacida entre mayo de 1882 y mayo de 1883.
http://cartonfranchini.blogspot.com/

-------------------------------------------

Una fotografía supuestamente dedicada por el cantor Carlos Gardel a Pedro Guzzatti genera dudas sobre su legitimidad. Vea el nuevo blog de la Sra Martina Iñiguez:
¿QUIÉN ERA PEDRO GUZZATTI?
http://gardelguzzatti.blogspot.com

----------------------------------------

LA ESCOLARIDAD DE CARLOS GARDEL
El hallazgo de un plano escolar ha permitido determinar que el Cantor Carlos Gardel hizo parte su escolaridad en la Escuela de 2º grado Nº 27, situada en la calle Durazno 335(numeración antigua) del barrio Sur montevideano.
http://charlaescolaridadgardel.blogspot.com/

----------------------------------------

http://gardelfranchini.blogspot.com/

FOTOGRAFÍA DE CARTOS GARDEL NIÑO CON UNA DE LAS HIJAS DE ROSA FRANCHINI.
Una fecha sin asidero documental asigna una identidad discutible a la niña que aparece con Carlos Gardel en una foto de infancia.

------------------------------- ---------------

http://gardelysusenigmas.blogspot.com/2006/03/carlos-gardel-y-la-foto-modificada_09.html
http://gardelysusenigmasblogspot.com

CARLOS GARDEL Y LA FOTO MODIFICADA
, POR MARTINA IÑIGUEZ
Esta nota pone en evidencia que se ha querido fusionar la identidad de Carlos Gardel, uruguayo indocumentado nacido en Tacuarembó, hijo de Carlos y María, ambos uruguayos, con la de un niño nacido en Toulouse, Francia, llamado Charles Gardes, hijo de Berta Gardes, francesa y padre desconocido.

-----------------------------------------------
http://casadegardelblogspot.com/
Enviado por Nelson Sica
LA CASA DEL CANTOR EN MONTEVIDEO
La casa que el cantor compró en Montevideo hoy es un importante centro de rehabilitación.
Un ejemplo de servicio a la comunidad y el mejor homenaje que se le hubiera podido hacer a Carlos Gardel, que fue un ser noble, generoso y solidario. Un galardón para el “Mago”, superior al que puede representar un monumento.

1 comentario:

Martina dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.